Opt In Image
Suscríbete al Blog de FACTURALEGAL y recibirás OFERTAS, promociones y contenido de interés

La factura proforma es un formato que se utiliza como presupuesto o compromiso de precio. No es una factura tradicional, ya que sólo se trata de un documento que establece un compromiso de un proveedor en cotizar los precios de un determinado bien o servicio solicitado por un cliente. El SENIAT no tiene normas especificas con relación a este formato.

Su uso no implica alguna obligación contable. Es decir, no indica necesariamente que se genere alguna transacción comercial o venta, es solo referencial. También suelen ser utilizadas para declarar el valor de la mercancía en las aduanas.

Por ejemplo, se podría utilizar una factura proforma cuando se requiera ofrecer un presupuesto a un cliente o la cotización de un producto.

En el caso de que una persona, cliente o empresa acepte las condiciones y esté de acuerdo con el precio y las características del producto que aparecen detallados en la factura proforma, entonces se ejecutará la compra; es aquí cuando se procede al uso de las facturas tradicionales o formas fiscales, emitidas bien sea mediante máquina fiscal o por medio de imprentas autorizadas para reflejar la realización de una transacción comercial.

En las factures y formas fiscales debe aparecer el precio del producto, con el resto de los campos en los que se colocará la fecha de emisión, el cobro del IVA, entre otros, tal como lo exige la normativa vigente del SENIAT, providencia 0071.

Al igual que las facturas tradicionales, las factura pro-forma pueden ser llenadas a mano o en una impresora. Con relación al material en la que son elaboradas, se puede usar papel químico auto-copiante o papel bond. Antes de empezar a utilizarlas se recomienda consultar su uso con un abogado o contador de confianza.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *