Opt In Image
Suscríbete al Blog de FACTURALEGAL y recibirás OFERTAS, promociones y contenido de interés

“Creo que siempre se puede dar más”

 

BLOG-FL-98_mini

Omar Alarcón es un ingeniero en sistemas venezolano de 39 años de edad, nacido en Caracas, específicamente, en el barrio “23 de Enero”, una de las zonas mas humildes de la capital venezolana. Obtuvo su título en la Universidad Bicentenaria de Aragua en el año 1998, y a partir de ese momento comenzó a recorrer por un sendero laboral que alimentaría su experiencia profesional, y con ella, su espíritu soñador.

Se inició como consultor en una empresa pequeña, posteriormente pasó a una compañía llamada Diebold donde trabajó asignado a varios bancos como analista de proyectos para cajeros automáticos, más tarde se desempeñó en el área de Infraestructura Tecnológica en Grupo Bekesantos, seguidamente fue Gerente de Consultoría en Seguridad de Información en la empresa Espiñeira Sheldon y Asociados. Finalmente obtuvo el cargo de Gerente de Seguridad de Datos en el Banco Exterior, aunque fue una estadía breve lo describe como “su empleo soñado”.

Hace siete años este caraqueño se lanzó a la inimaginable aventura de dejar su país y explorar the land down under, Australia. Comenta que al principio fue un poco abrumador pero con el tiempo tuvo que ir acelerando el paso y mirando horizontes que le sorprendían una y otra vez. Omar de alguna manera aprendió caminando, por supuesto, acompañado siempre de su esposa, una especie de “Robin” en su vida, a quien le agradece tanto apoyo e incondicionalidad. Ambos se han tomado de la mano para ir construyendo una pirámide de metas que poco a poco han ido fortaleciendo, después de todo, las cosas grandes empiezan siendo pequeñas.

¿Qué te motivó a armar la maleta?

“Mejorar la calidad de vida. Aunque en ese momento realmente no me podía quejar, tenía mi trabajo soñado en un banco grande en Venezuela, sin embargo creo que hay otras cosas a nivel de contexto que debíamos mejorar y escogimos Australia por un tema de programa migratorio, no teníamos la posibilidad de ir a otro país, no teníamos otro pasaporte europeo ni nada de eso”.

¿Cómo te saludó Australia?

“Mejor de lo que esperaba. Me encontré con un país bastante abierto a los inmigrantes, cosa que no habíamos visto en otros países. Nos topamos con mucha gente amable que nos brindaron su apoyo y entendieron nuestra situación. Nosotros llegamos a este país con cinco maletas y nos quedamos en un hotel por un par de semanas y además tuvimos la suerte de tropezar con un grupo de venezolanos que hasta el día de hoy se han convertido en nuestra familia, han compartido con nosotros momentos y situaciones bien particulares y han sido nuestro apoyo en todo momento”.

Hablas en plural… ¿A quién más te refieres con “Nosotros”?

“A mi esposa. Cuando comparto esta experiencia hablo en plural porque mi esposa y yo somos un equipo. Si bien yo fui el promotor de la idea de irnos, ella siempre estuvo conmigo apoyándome y bueno… fue así como hace siete años ambos llegamos a Australia, específicamente a Melbourne”.

¿Por qué Melbourne?

“Porque soy un alto fanático deportivo y aquí ocurren muchas cosas a nivel de deporte. Pero por supuesto, antes de venirnos hicimos todas las evaluaciones por internet y al final decidimos que este era nuestro sitio y aquí seguimos establecidos”.

¿Y el proceso de adaptación? Háblame sobre esta experiencia…

“Yo siempre digo que esta es una experiencia que cada quien hace única y aunque todos seamos inmigrantes latinos, cada quien ve y siente las cosas de un modo diferente. En mi caso mi primer shock fue el inglés, como anteriormente trabajaba con compañías que me exigían cierto nivel de inglés, yo creía que lo hablaba muy bien, sin embargo cuando llegué aquí y prendí el TV me di cuenta que no hablaba ni entendía el inglés tan bien como yo pensaba. Recuerdo mi primera entrevista de trabajo y me río para no llorar, la tuve con apenas tres semanas de haber llegado, digamos que los nervios más el inglés sabotearon la cosa, pero después de dos meses tuve mi primer empleo”.

¿Crees que Melbourne es un lugar potencial para los ingenieros en sistemas?

“Me parece que sí, mira… aquí están cuatro grandes bancos y además el mercado de ingeniería y tecnología es abundante. Dicen que Sídney es mejor para los financieros y Melbourne es mejor para los ingenieros y yo podría decir que esto es cierto”.

¿Y cómo surge la idea del negocio del yogurt? ¿Te sorprendió?

“Bueno, nosotros siempre fuimos clientes del yogurt helado desde que llegamos, y cuando comenzamos a probar diferentes marcas nos llamó la atención esta específicamente (yo-get-it), pero luego por una de esas cosas fortuitas que ocurren, un día me acerque a una de las tiendas y había un papelito que decía: “necesitamos franquiciantes”, llamé a la gente de la franquicia, nos explicaron todo el proceso y bueno… después de una pequeña evaluación de números y con un crédito bancario nos lanzamos a esta pequeña aventura. Abrimos en marzo del año pasado y nos ha ido excelente, el día de hoy tenemos dos sucursales funcionando y alrededor de 14 empleados, entre ellos venezolanos, australianos y chilenos”.

¿Omar está satisfecho?

Siempre digo que estoy muy orgulloso de lo que he logrado, nací en el 23 de Enero y eso lo llevo siempre con mucha honra a donde voy. Yo creo que mi abuelo, que era repartidor de frutas en San Martín, jamás se imaginó que un nieto de él llegara a Australia (risas), en realidad trato de mantener los pies sobre la tierra en todo momento, y todo lo que hago, lo hago siempre pensando en mi familia, no solamente en mi esposa y mis hijos, sino también en mis padres y abuelos, agradeciéndoles de alguna manera los sacrificios que ellos hicieron por mí. Pero ¿satisfecho? Creo que siempre se puede dar más.

¿Cuáles son tus metas a largo plazo?

“A largo plazo, y con relación a mi carrera, mi idea es trabajar como consultor independiente, quizás en unos dos o tres años. Pero desde la visión del ‘Omar Emprendedor’, quiero explorar otros rubros, quizás un café latino con nuestro toque personal, podría ser un bar latino de noche”.

Si pudieras retroceder el tiempo ¿Volverías a dejar Venezuela?

“Sin ánimo de sonar antipatriota, yo salí de Venezuela en el 2009, pero si me preguntas el día de hoy hubiese dejado Venezuela cuatro años antes de esa fecha porque Australia es un país lleno de oportunidades, que por supuesto, requieren mucho sacrificio”.

UN FLASH:

  • Una pasión: Baseball
  • Una película: “Campo de Sueños”
  • Una canción: “Una florecita”
  • ¿Algún ingeniero que admires? Carlos Raúl Villanueva
  • ¿Te gusta el yogurt? Me encanta
  • ¿Con qué te comes la arepa? Con queso amarillo (risas)

     
    Escrito por lamedia.com.au/

     

  • Escribe un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *