Opt In Image
Suscríbete al Blog de FACTURALEGAL y recibirás OFERTAS, promociones y contenido de interés

 

Próximamente el Banco Central de Venezuela dará a conocer las características del papel moneda de mayor denominación

 

BLOG-FL-129

Banco Central de Venezuela (BCV) prepara la puesta en circulación de dos nuevos billetes de máxima denominación, de 500 y 1.000 bolívares, equivalentes a 2,5 y 5 dólares a la tasa oficial más alta de 200 bolívares por dólar, aseguraron medios locales.

Según fuentes citadas por el diario El Mundo, en el BCV son conscientes de que el billete de mayor denominación actual (100 bolívares) no se compadece con el nivel de la inflación.

El BCV reveló oficialmente la semana pasada que Venezuela registró en 2015 una inflación del 180,9 por ciento, el más alto nivel de aceleración de precios y tarifas de la historia nacional, superando holgadamente al 103 por ciento registrado en 1996.

El emisor también informó que la economía nacional experimentó el año pasado una contracción del 5,7 por ciento. “Estos resultados se producen en un contexto en el cual se mantiene una reducción de la oferta de bienes de consumo final, debido a la baja en las importaciones y a la merma en la producción nacional, circunstancias a su vez influenciadas por la caída de los precios internacionales del petróleo”, explicó la entidad.

Los nuevos billetes reemplazarán a los de 2 y 5 bolívares, “que no tienen un uso práctico dentro de las operaciones que regularmente se realizan y, al contrario, terminan complicando las transacciones”, indicó el rotativo. “La idea que se plantea el BCV es redireccionar los recursos, esfuerzos de impresión y la distribución de los billetes de 2 y 5 bolívares hacia los de más alta denominación y así darle mayor fluidez a las operaciones que se llevan a cabo entre los agentes económicos del mercado”, agregó.

Costos y servicios

Esta decisión también apunta a que los servicios prestados por el sistema financiero a sus clientes se haga más eficiente y no implique un incremento sustancial y sostenido de sus costos de logística y funcionamiento.

Desde el sector bancario saludan esta iniciativa debido a que varias de sus actividades se hacen más fluidas, tanto en las agencias como en el suministro a los cajeros automáticos.

Con la puesta en circulación de billetes de más alta denominación la reposición de efectivo en agencias y cajeros automáticos se hará más eficiente porque requerirá de menos frecuencias, con lo que se disminuyen los riesgos inherentes al traslado de dinero en efectivo en los vehículos blindados.

Esta medida también redundará en que exista una mayor disponibilidad en los dispensadores de efectivo, que en estos momentos se quedan frecuentemente sin dinero debido al elevado volumen de billetes que se necesitan para cubrir los montos de las transacciones.

Una queja continua de los usuarios son los largos recorridos que deben hacerse los fines de semana para “conseguir un cajero con plata”. Esta situación cambiaría con la medida que el BCV tomará en los próximos días para acompañar las medidas económicas recientemente adoptadas.

Otro ejemplo que ilustra la necesidad de la emisión de billetes de más alta denominación para adecuarse a las necesidades presenta la economía venezolana, es la operatividad de las estaciones de servicio a partir de la decisión del presidente Nicolás Maduro de elevar el precio de la gasolina de 91 octanos a Bs. 1 y la de 95 octanos a seis bolívares.

Con esta medida el volumen de efectivo y de billetes que se transará en las islas de las “bombas de gasolina” aumentará sustancialmente y con el actual cono monetario se complicará su manejo.

Los billetes de Bs. 2 y Bs. 5 eran los utilizados fundamentalmente para cancelar los montos de combustible, lo que cambiará con la nueva estructura que exhibe el sistema de precios de la gasolina.

Cuestión de inflación

La decisión de emitir billetes de mayor denominación está íntimamente ligada a la evolución del Índice Nacional de Precios al Consumidor (Inpc) el cual registró un aumento significativo durante 2015.

Sin embargo, la aceleración de los precios no es un fenómeno que sea exclusivo del año pasado ya que la economía venezolana viene sufriendo de una fuerte presión de la inflación desde hace tiempo, colocándose siempre muy por encima de los promedios que registra este indicador en la región.

Al mirar las cifras oficiales del Banco Central de Venezuela en los últimos cuatro años vemos una tendencia sostenida al alza con una aceleración importante durante 2015.

El año 2013 cerró con una inflación de 56,2% que fue más del doble que la registrada en 2012 cuando se ubicó en 20,1%.

Para el año 2014 este indicador se ubicó en 68,5%. Las más recientes cifras publicadas por el instituto emisor indican que los precios durante el año pasado crecieron 180,9%, siendo este el nivel histórico más alto de este indicador, superando de lejos al 103% registrado en 1996.

 
Fuente: www.elmundo.com.ve/

 
 

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *